No tengo ya ganas de dar nombres de compañías aéreas, pero lo más importante es que Charly, así le llaman, ya está camino de su casa en Bolivia, enfermo de cáncer, con metástasis, y los días contados. Todo ha sido posible gracias a la prensa.

Los que hemos empezado desde los puestos más humildes de la aviación, como por ejemplo el aeropuerto, hemos aprendido que un cliente es muy importante y que nuestra labor esta en facilitarle sus desplazamientos aéreos.

Pero manda huevos con las magnitudes. Los dirigentes de las compañías aéreas se mueven con esos parámetros y les importa muy poco si el cliente esta sano, convaleciente o ha tenido un desmayo. Hoy en general los que están en los aeropuertos se dedican a instigar a sus propios clientes más que a ayudarles.

No sé lo que esta pasando en el transporte aéreo en este país pero es lamentable que haya tantos dispuestos a impedirte ir a morir a tu casa aunque el médico diga que el viaje lo puedes hacer, porque lo importante es que a tarifa barata, tocada de huevos constante.

Que suerte a tenido Charly que podrá ver de nuevo a sus hijos y esperar la muerte en su tierra natal. Por último, no hagan overbooking en la larga distancia porque el daño al cliente es en muchos casos irreparable

Anuncios