Más vale una mala paz que una buena pelea. Estas palabras me vienen a la cabeza cuando leo las manifestaciones de huelga de pilotos por la nueva normativa de pilotos ‘Euro Ops-Q’. Como alguien dijo: “Más que el sinfín de las verdades, amamos el engaño ensalzador”.

Si el convenio de pilotos de Iberia supera con creces la nueva normativa que entrará en vigor, ¿por qué los pilotos de Iberia van a la huelga?

Simplemente porque se intenta hacer una pinza en la que las compañías que la siguen, como por ejemplo Spanair o Air Europa, o Vueling-Clickair, se verán muy afectadas y de esta forma en lugar de despidos de pilotos habrá que contratar a más, o sea, que todas las que contemplan despidos con la nueva reestructuración deberán contratar más pilotos a pesar de sus planes de cancelar rutas y dejar aviones en el suelo. Esta es la estrategia, no importa si al final del camino quedan personas de tierra en el paro, la cuestión es proteger el corporativismo.

Para mí son muchas las opiniones que se sostienen en este mundo y una buena mitad de ellas pertenece a individuos que no se han encontrado nunca en situaciones difíciles.

Anuncios