Los sicofantes eran denunciantes profesionales. Generalmente cobraban del interesado en denunciar, que no deseaba hacerlo por si mismo. Eran conocidos y temidos por las personas honradas que siempre podían verse envueltas en una denuncia falsa. En el transporte aéreo español hay sicofantes, que dirigidos por personas de gran maldad y cobardes, se dedican a destruir a las personas y su honor.

Algunos pensarán, como un día me dijo el presidente de Futura, Román Pané, que “todo lo veo apocalíptico”, no se confundan como él. ¿Cómo creen que la prensa hubiera tratado el tema del cierre de Futura si yo hubiera estado al frente? “Tomas Cano, Cierra Futura”, los maldigo a todos ellos, aunque no sea cristiano, la maldad y la mentira corre mas deprisa que la muerte.

El  transporte aéreo parece gobernado por “Los Treinta”, el duro gobierno de los treinta oligarcas atenienses impuesto por Esparta poco después de la rendición de Atenas.

Los malvados pasan como de soslayo sobre un tema que ha dejado un número de heridos en una compañía aérea como Visig Operaciones Aéreas, que fue la nominada para substituir a Futura y no se consiguió por mi frontal oposición.

Porque en este sector se ha producido gran enemistad hacia mí por parte de muchos y es esto lo que te condena, tanto por mi edad como por el nombre que tengo, sea verdadero o falso, esta es la realidad: gente que te acusa sin tan siquiera conocerte de esto o aquello. Parece que uno disfruta destruyendo, cuando la realidad es que se ha  dedicado a construir y en especial en los momentos de mayor crisis en el sector.

Mientras guardo silencio, otros urden fraude, engañan con total impunidad parece ser que el único que contiene en su interior esas maldades es uno mismo.

Cuántos han destruido empresas, las han abandonado antes o con alguna escusa útil a sus servicios, entre ellos los hay que ostentan poderes públicos en esta Isla. Cuanta verdad hay en la frase de que “no es tarea fácil dirigir a hombres; empujarlos, en cambio, es muy sencillo”. Esto es lo que ocurre hoy y colectivos humanos y sindicatos se ven empujados a la mentira sin decir nada, sólo son meros espectadores de un drama de proporciones mayores.

Saben lo que lamento, el ver a un amigo que espera a que otro, de toda la vida, venga a descubrirle su necesidad, me gustaría que le ayudara antes, pero lo cierto es que con la amistad pasa como alguien dijo,”la confidencia corrompe la amistad; el mucho contacto la consume; el respeto la conserva”. He estado toda mi vida muy cercano a todos los que he querido y han trabajado conmigo esta es la realidad y eso nos lleva a corromper algo magnifico.

Cuántas veces he sentido la soledad cuando la voz de un enemigo me ha  acusado, con el silencio del amigo lo único que he conseguido es la condena. Pero en fin, como resumen me gustaría decir y sobre todo pensar que todos mis enemigos son mortales y que solo temo a mis enemigos cuando empiezan a tener razón. Considero que más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria mas dura es la victoria sobre uno mismo.

Anuncios