Más de lo mismo, la compañía charter operará de Canarias a la Península y Europa, porque según dice los touroperadores necesitan más compañías aéreas para llegar a Canarias. ¡Por todos los cielos! Los touroperadores no necesitan para nada una compañía aérea charter mientras puedan comprar asientos sin riesgo en compañías regulares o de low cost. Muchas compañías aéreas charter han desaparecido porque no han podido durante años vivir con los precios de los vuelos charter. Se da la paradoja de que las compañías charter han subvencionado a estos grandes touroperadores. No hay demanda; tenemos que reactivarla o buscar nuevos y tal vez lejanos mercados.

Todas estas personas que con la mejor voluntad anuncian a bombo y platillo la aparición de una nueva charter, se olvidan de analizar y preguntar a las personas de experiencia si lo que pretenden es viable. La experiencia no tiene valor ético alguno, es simplemente el nombre que damos a nuestros errores.

¿Por qué no enfocar una nueva empresa aérea con un nuevo tipo de flota adecuada para nuevos mercados emergentes? Y todo lo que seamos capaces de crear después serán buenas obras con final incierto, por ejemplo America, África, los países del Este y un largo etc.
Escribo estas letras desde mi perspectiva de la experiencia y la mayor humildad. Todo aquello que se haga no debe ser criticado, porque algo bueno al final tendrá pero por favor no vuelvan a cometer los mismos errores.

Porque al final todos podemos simpatizar con los errores de un amigo, simpatizar con sus éxitos, pero requiere una naturaleza delicadísima. Alguno dirá quien es éste para hablar, pero como dijo mi admirable amigo Oscar Wilde: “Que hablen de uno es espantoso, pero hay algo peor: que no hablen”

Anuncios