LA VANIDAD DE LOS DESEOS HUMANOS En el transcurso de mi vida profesional, me han tildado de muchas formas y maneras , ninguna de ellas me ha causado sentimiento, de rencor ni venganza, Parece ser que el veneno de las serpientes que en 1996, cuando la desaparición de Centennial, emponzoñaron mi vida e intentaron hundirme siguen ahí. En un artículo publicado en un medio de prensa local llegaron a llamarme, el encantador de serpientes, además se me acusa en este sector de tantas cosas que una mentira dicha durante muchos años se vuelve en verdad. Porque jamás hay que volver la espalda al hecho de que en esta vida los que no tienen argumentos, solo destilan odio, y rencor, valores de suma importancia, entre los reptiles. Ni siquiera obrando con todas tus fuerzas conseguirás en esta vida ganar la carrera ni la pelea y el ser noble no te garantiza el pan. En el transcurso de mi profesión he encontrado serpientes y me encantaron , porque no hay que olvidar que las serpientes, están rodeadas , de mito y magia. Hay serpientes a las que les gusta escribir en los foros bajo seudónimos cobardes, y no se dan cuenta de que me encanta leerlo, porque eso significa que uno esta vivo y tiene leyenda, hay de aquellos que no la tienen. Pero también en esos momentos, me pregunto, dónde esta la humanidad, porque nos empeñamos en destruir a todo aquel que opina diferente a nosotros. Claro que uno a cometido errores en su vida, muchos son tantos que uno no los recuerda, pero si yo no guardo rencor, porque hay gentes que sin tan siquiera conocerme, lo tienen hacia mi. Parece que hay personas que se han hecho con los derechos de autor del mundo y juzgan a los demás olvidando que cuando uno señala a otro con el dedo de una mano los otros cuatro lo señalan a él. Pero la vida no deja de sorprenderte constantemente, cuando la gente te achaca todos los males del sector aéreo de este País, mientras otros muchos, han cometido verdaderas tropelías con la gente y están en sus casas con los bolsillos llenos riéndose de todos., pues el poder siempre se consigue a expensas del sufrimiento de otro. En mi vida he tenido la desgracia de tener que enfrentarme con unas serpientes, que en muchos casos eran amigos, pero la amistad es como mucho irónica, y más comúnmente traidora por eso hay reptiles que se llaman “Crotalus Scutulatus”, que tienen un veneno neurotóxico letal, por lo tanto durante años he tenido que ser un encantador de serpientes, con el fin de que no me mordieran y destruyeran.. Las serpientes mantendrán siempre su presencia entre nosotros, así como lo han hecho en las diferentes culturas, sobre todo las que se encuentran rodeadas de mitos y magia. Un ejemplo claro son las tradiciones judeocristianas, dónde la serpiente es considerada , como la encarnación terrenal del Mal. Los animales venenosos siempre han fascinado y atemorizado a la humanidad, de una manera en la que ningún otro organismo lo ha hecho. La estrategia lógica es la eliminación de estos reptiles, pero en la selección natural y cultural de nuestra especie prevalece lo peor, si lo peor es más útil. Cuanto mejor lo intenta hacer uno, tanto más difícilmente llega a sospechar de la maldad de los otros. Para aquellos que puedan dudarlo yo soy un hombre mortal, como todos, en el seno de una madre fui hecho carne y durante meses fui modelando en su sangre, yo también al igual que todos una vez nacido aspiré el aire común, llegue a esta tierra que a todos nos recibe por igual y y al igual que todos en mi primera vez lloré,. No debemos olvidar pues los hombres por más odio que alberguemos, el hecho que tenemos la misma entrada en la vida y una misma salida. A pesar de todo ello, seguiré viendo en el ser humano, la parte más moble, la parte que a un hombre lo hace hombre, que no es otra que el respeto, y su lucha por sobrevivir en un mundo dónde a veces, y lamentablemente solo a veces el amor a los demás prevalece sobre todo lo demás TOMAS CANO

Anuncios