Me pregunto donde me lleva la vida, que me depara el futuro, que hay más alla, quien me espera. Y me rebelo porque no alcanzo a comprender nada de lo que me pregunto.
Soy como un avión que no sabe dónde va solo los pilotos lo saben.
Hoy es un día importante para mi he dejado atrás un año más y tantas otras cosas. Amigos que se fueron antes que yo y que espero que al final de este vuelo que es la vida vuelva a encontrarlos.
Que dirá mi maestro Fernando García Valiño, José María Llodra y tantos otros a los que ya no puedo preguntar.
Veo a mis hijas crecen son ya realmente mujeres cuanto las amo al igual que a mi esposa que ha tenido el valor de acompañarme en este largo vuelo de la vida.
Es noche oscura cuando escribo esto desde mi ventana miro al cielo veo al “arquero” cerca de Orion a Venus, me pregunto si mi vuelo va en esa dirección.
Larga es la noche para el que yace despierto, y cuando uno cruza ya el punto de no retorno se puede permitir perdonar a sus enemigos porque alguna vez han tenido razón y también perdono a mis amigos, que siempre son los que suelen traicionarte y le pido perdón ha Dios si he causado daño a mis semejantes, aunque haya sido sin intención.
Disculpo a los necios que he conocido porque no conocen la verdadera ley.
Mi vuelo se termina pero por la radio oigo a otros que hoy empiezan su vuelo y les deseo que al menos sea como el que yo estoy teniendo, con turbulencias moderadas y fuertes, pero la nave mantiene su rumbo directa a no se dónde pero seguro que será para reencontrarme con todos aquellos a los que un día ame.
TOMAS CANO

Anuncios