¡Ah! Nunca quieras remediar entuertos;
nunca sigas impulsos compasivos;
ten los garfios del Odio siempre activos
y los ojos del juez siempre despiertos…

¡y al hecharte en la caja de los muertos,
menosprecia los llantos de los vivos!

Anuncios