CREPUSCULO
El tiempo lo borra todo como una tempestad de arena, porque la vida no es más que una quimera, un sueño, cuyo único sentido valido es su final.
Hasta mis amigos, en quien yo confiaba, con los que compartía mi propio pan, han levantado su mano contra mi, con el silencio o la ignorancia, o simplemente manteniendo su boca cerrada ante las injurias, cuan más rápido caías al fondo del valle.
¿Porque le dices a tu amigo vete y vuelve?; mañana te daré , cuando está en tu mano poder concederle lo que te pide.
En alguna ocasión todavía percibo los murmullos de todos ellos en conjura, pero los latidos de mi corazón los apagan y silencian.
Me pregunto ¿Qué es el hombre?; un ser mortal, hecho apenas un dios inferior convencido de que la gloria y el esplendor son para siempre.
Dios ¡ Cuan numerosos son mis enemigos!, pero me siento tranquilo, porque me queda un amigo con el que paseo todos los días. Lo hago en silencio, el único amigo que me queda es el “crepúsculo de mi vida”. En estos largos paseos me pregunto como lo hacía un gran teólogo:
“o bien Dios no está detrás de la maldad y no puede ser lo que tradicionalmente llamamos Dios”, o bien esta detrás de todo lo que ocurre, en esos momentos creo que en ese caso puede que Dios esté muerto.
TOMAS CANO

Anuncios