EL 787 DREAMLINER

La decisión a principios de este mes de dejar en tierra al Boing 787 Dreamliner , a pesar de tener acumuladas 1.300.000 horas de vuelo con total seguridad , es totalmente absurdo.
La decisión ha sido tomada por políticos de carrera y burócratas que tienen cero experiencia en aviación.
Toda esta historia por el fallo en la batería de dos aviones, uno de ellos en Boston y otro de la compañía ANA en Japón, en ambos casos las averías son distintas y no tienen relación alguna, ambas baterías cumplían con el contenido de seguridad y diseño.
¿Por qué estos burócratas no hacen un ejercicio sereno y test lógico?
¿Por qué no chequean el pre-flight y post-flight?

Este sería el procedimiento estandar cuando uno se enfrenta con estas anomalías, como la de los fallos de las baterías.
Estados Unidos tiene algunos gobernantes que salen corriendo cuando algo es erróneo, gobernantes estos que como muestra de su nivel de conocimientos aeronáuticos autorizaron al Air Force One hacer un vuelo de baja altitud en la ciudad de New York en el 2009 creando el pánico entre sus residentes.
La última vez que el gobierno Americano dejó en tierra a nivel mundial a una flota de aviones fue en 1979, esta decisión fue debida al fatal accidente de un avión de American Airlines DC10 al separarse un motor del ala.
El resultado de la investigación de este grave incidente fue la utilización de un procedimiento de instalación de un motor totalmente errónea.
Con acciones como esta de dejar en tierra el Boing 787 no es ni más ni menos que una manera de cubrirse el trasero por parte de los políticos y con esta actitud los hermanos Orville y Wilbur Wright nunca hubieran cambiado el mundo.
TOMAS CANO

Anuncios