Somos un trocito de cielo
Dicen que somos trocitos del cielo, que estamos temporalmente en este mundo, para luego proseguir nuestro camino. Este pudiera ser un buen motivo para que cuando oremos, nunca lo hagamos como suplica, sino como gratitud. También si queremos darle un sentido a nuestro paso por la tierra, y que no carezca de sentido debemos ponerle pasión, sin pasión nuestra vida dejará de tener sentido.
Si de verdad creemos que somos trocitos de cielo, porque algunos olvidan que no hay puerta que pueda impedir el paso de la muerte, porque creamos e infligimos tanto sufrimiento a nuestros semejantes, cuando yo entiendo que el sufrimiento es un aspecto que es innecesario en el ser humano. Admiro a esos trocitos de cielo en general, por ejemplo cuando el Maestro no es aquel que tiene más discípulos, sino aquel que crea más maestros, o el autentico Líder, que no es aquel que tiene más seguidores, sino aquel que crea más lideres.
Que empeño el nuestro en no vivir el presente, en lugar del pasado o el futuro, cuando nuestro paso es efímero. Siempre procuro hacerme esta reflexión, porque estoy convencido de que mis enemigos se convertirán en nada; mis amigos se convertirán en nada. Yo mismo me convertiré en nada.
Que curioso, que suponiendo que somos trocitos de cielo, nacer no pedimos, vivir no sabemos, y morir no queremos
Tomas Cano

Anuncios