El vendedor de Biblias.

Un cura estaba distribuyendo Biblias para que las personas las vendieran y ayudaran a financiar la remodelación de su iglesia.

Un día llegó un tartamudo a ofrecer sus servicios:
“Pa… pa… padre, yo qui… qui… quisiera ayudarle a ve… ve… vender Bi… Biblias”.
Conmovido por su intención de ayudar, el sacerdote le da un lote de Biblias al tartamudo. Por la tarde, al cerrar cuentas, el religioso iba preguntando a sus colaboradores:

“Tú, ¿cuántas vendiste?”
“Vendí dos”.
“¿Y tú?”
“Vendí una”.
“Y tú, ¿cuántas vendiste?”, le pregunta al tartamudo.
“Yo ve… ve… vendí to… todo”.
“¿Todo? Pero, ¿cómo pudiste vender tanto?”

“Es si… si… simple. Yo llegaba con la pe… persona y le pre… preguntaba: ¿Usted va a co… co… comprar una Bi… Bi… Biblia o pre… pre… prefiere que yo se… se se la… la…la.. lea?”

Anuncios