. “La gente en los aviones, se quejan y mucho en general,” . ” Bajar del avión, llegar a su casa, y explicar a quien quiera escucharle su experiencia del vuelo …”. Este ha sido el peor día de mi vida! Tuve que sentarme en la pista durante cuarenta minutos! ‘… La gente que le escucha deja de lavar los platos o ver la televisión y se dan la vuelta y le dicen , ‘Oh, Dios mío, ¿en serio? durante cuarenta minutos? Eso es horrible! deberías demandarlos.’ ”

Él está exagerando, por supuesto, pero todavía se queja a sus amigos acerca de sus experiencias de vuelo, y la más grande de estas quejas será siempre sobre las cancelaciones.

El año pasado por ejemplo, hubo casi 62.000 vuelos programados para el fin de semana del Día del Trabajo en Estados Unidos, y poco más de 500 de ellos fueron cancelados, según la Oficina de Estadísticas de Transporte. Este año, se espera (aproximadamente 14 millones) de pasajeros para volar, y la tasa de cancelación más probable será aproximadamente la misma. Ante la eventualidad de cancelaciones las compañías aéreas ofrecen a sus pasajeros cancelados una generosa compensación, como se da el caso de un vuelo gratis de ida y vuelta a Sydney, ninguno de ellos será feliz . Incluso en medio de una tormenta importante, los pasajeros todavía se quejan de las cancelaciones. Y cuando no hay una causa obvia para el problema, los pasajeros se ponen aún más frustrados, acusando a las compañías aéreas de ser incompetentes y egoístas.
Las compañías aéreas no cancelan vuelos para ahorrar dinero. Cancelan vuelos para evitar las que las cancelaciones y retrasos sean más amplios.

“Lo hacen todo el tiempo!” A menudo escucho a la gente quejarse después de que un vuelo se cancela. “Si no hay suficientes pasajeros para hacer que el vuelo valga la pena, suelen pensar esto lo acaba de hacer para ahorrar dinero.” La idea de que las compañías aéreas podrían beneficiarse de esas cancelaciones, a expensas de la comodidad de sus pasajeros,y que puede parecer un argumento lógico si se piensa en un solo vuelo de forma aislada. Pero lo que hace la industria aérea que sea tan complicada, y a menudo tan confuso para sus pasajeros, es que no existen vuelos de manera aislada, son parte de un sistema complejo.

Si se va a cancelar el vuelo de Baltimore a Newark porque no había suficientes pasajeros, se podría ahorrar el costo de combustible del vuelo de Baltimore a Newark, pero también se crearía un problema-No habría ningún avión en Newark para el vuelo a Norfolk, ningún avión en Norfolk para el vuelo a Atlanta, y así sucesivamente. (Incluso cuando se toma en cuenta los vuelos de larga distancia trans-continentales, la operación en si cubre casi 4,5 vuelos al día, volando a unas 3,5 ciudades.)
Para hacer las cosas aún más complicadas, los pilotos y asistentes de vuelo no siempre se quedan con la misma aeronave durante todo el día.

Considere la posibilidad de que ese tipo de avión que volaba de Baltimore todo el camino a través de Ontario. Las Aerolíneas tratan de limitar la cantidad de tiempo de búfer entre vuelos ya que un avión posado en el suelo es un recurso desperdiciado muy caro. Así que si el vuelo de Baltimore-a-Newark tiene un retraso de la salida de una hora debido a un problema mecánico, esta demora es probable que se propague al siguiente vuelo, y el siguiente, y el siguiente.

En promedio, más de 10 de las aproximadamente 275 llegadas nacionales diarias al aeropuerto de New York de LaGuardia se cancelan.
.
La cancelación de vuelos es mucho más difícil de lo que solía ser.

La justificación de las cancelaciones estratégicas sirve de poco consuelo para los viajeros desafortunados cuyos vuelos han sido cancelados. ¿Cómo re-acomodarlos?

Hace años, esto no siempre fue tan difícil. “El factor de ocupación,” esencialmente, el porcentaje de asientos en un avión que estén ocupadas, fueron mucho menores de lo que son hoy. Sólo en la última década, que han pasado de un promedio de 70 por ciento a casi 85 por ciento, se complica y para la estructura de una gran aerolínea es un quebradero de cabeza o “partida de ajedrez”.

Además, los destinos se sirven a menudo con más frecuencias, por lo que los pasajeros anulados pudieron volver a reservar un asiento en un vuelo más tarde ese mismo día.
Por ejemplo, suponga que tiene un vuelo que en el 80 por ciento esta completo y que la compañía lo cancele. Usted tendrá más o menos cuatro o más vuelos al mismo destino en trafico nacional.

Siempre habrá interrupciones meteorológicos, problemas mecánicos, y la congestión del espacio aéreo que hacen imposible volar con seguridad y a tiempo, y esto podrían parecer como cancelaciones. Pero no lo son.

Pero tal vez el mejor consejo es mantener la cabeza fría sobre su vuelo cancelado en lugar de quejarse de ello. Después de todo, usted está participando en lo que con razón se llama “el milagro del vuelo humano.”
TOMAS CANO

Anuncios