Corro mis propios riesgos y pago mis propios errores. Comprendo lo que significa la condenación y he aprendido hace mucho tiempo que jamas se puede pedir prestada la absolución de otro hombre. Por todo lo cual aquel que ostenta un deber moral ni siquiera ante su maestro debería ceder.´

Anuncios