Una buena noticia para el público que vuela es que las tarifas de billetes pueden tender a caer.

El Combustible ha sido el mayor costo único para la mayoría de las compañías aéreas, el precio está en gran medida fuera de su control, y un factor que ha impulsado a varias a ponerlas contra la pared o desaparecer. Después de cerca de tres décadas de precios relativamente estables y benignos, como el precio del petróleo en el 2008 – pero luego el Brent subió a un máximo histórico de 145 dólares el barril en julio, antes de caer a $ 40 por Navidad – ha sido seguido por años cuando los precios de $ 100- el barril han sido la norma.

Las facturas de combustible llegaron a un tercio de los costes medios de las aerolíneas . Para evitar los extremos del precio, las compañías aéreas más grandes están cubiertas, la compra en modo avance cubre la mayor parte del combustible que esperan consumir en el año 2015 y más allá, a precios muy por encima de la tasa actual del mercado.
Queremos tener la certeza de que el precio de los billetes van a bajar; ahora sería arriesgado.
IAG, el grupo de aerolíneas que posee British Airways, es explícita: no planea recortar sus recargos por combustible. IAG argumenta que los recargos todavía tienen que recuperar los costos adicionales de combustible de las líneas aéreas desde la última década, y el ahorro de combustible de los últimos años no se ha visto compensado dada la fortaleza del dólar estadounidense, en el que se compra el petróleo.

Todo esto significa en el corto plazo que reducir las facturas de combustible mejorará las ganancias de las aerolíneas mucho más modestas.

La caída de 52% en los últimos seis meses, sólo se traduce en una corriente de ahorro del 10% para las compañías aéreas..
En el último mes el impacto subyacente es de alrededor de un 3%, en comparación con el titular publicado de la caída del 24% en el crudo en los medios económicos.

Virgin Atlantic ha reducido ligeramente su recargo por combustible en las últimas semanas; EasyJet y Ryanair no imponen recargos por combustible. Ryanair pagará aproximadamente $ 93 por barril para el 90% de su combustible en 2015-16 y estima que recortará sólo el 4% de sus costos de combustible.
Pretender a corto pasar a reducir el coste del billete de avión es una quimera, a pesar de los recargos en épocas de subidas importantes del crudo, no ha sido suficiente para que las aerolíneas mejoraran sus beneficios todo lo contrario. El transporte aéreo es muy complicado, sobre todo por la cantidad de fenómenos o costes exógenos.
Los precios a los que hoy puede comprar el publico son muy asequibles, salvando situaciones de monopolios, que los hay.
Honestamente tanto asociaciones en defensa del cliente, como asociaciones de agencias de viajes, o los gobiernos para presionar a las compañías a que reduzcan sus precios no demuestra más que un gran desconocimiento de un sector que aún trabajando en el muchos años no llegas completamente a dominar, por lo que esta campaña me parece pura demagogia.
Quien de los más arriba mencionados se han preocupado de las aerolíneas cuando solas se han tenido que enfrentar por años a pagar un precio por el barril de crudo, desorbitado, nadie todos se han escondido.Si el transporte aéreo fuera un gran negocio algunos de estos personajes estarían trabajando en él. Dejen que las compañías aéreas se recuperen de largos e interminables años de agonía, presionados por el coste más alto que tienen en sus cuentas de explotación, todo lo demás es pura falacia
TOMAS CANO

Anuncios