No existen más que dos reglas para escribir. Tener algo que decir y decirlo. Lo peor es cuando has terminado un capítulo y la máquina de escribir no aplaude.

Anuncios