Los pasajeros suben al avión, deesde el “finger”; o la pasarela conectada a la puerta trasera o delantera del avión, si el embarque lo hacemos desde un aeropuerto que no cuenta con ese servicio como puede ser el aeropuerto de Granada u otros similares, nadie mira detrás del avión la parte trasera del avión que no queda a nuestra vista, tiene la peculiaridad de que hay varias personas cargando o descargando el avión. Son personas anónimas en la que nadie se fija, pero que tienen una labor fundamental.
Es un trabajo muy duro tanto en invierno o verano, son los “parias”, la casta más baja de este sector nuestro.
Yo empecé un día como ellos, hoy más que nunca necesitan un reconocimiento a su labor. Cargar maletas no es echar fardos en un molino es un trabajo que debe ser hecho con rigor y cuidado al igual que cuando hay que alojar a un perro o animal de compañía.
Porque en Ryanair no se les reconoce su trabajo y se les paga y se les conceden unas condiciones laborales dignas.
Sugiero respetuosamente que Michael Olery, o cualquier otros directivo de compañía aérea que dediquen un Sábado durante unas horas a hacer lo que ellos hacen y compartir su trabajo.
Pero que digo, ellos solo hacen los trabajos dignos, aunque eso sea hacer despidos masivos y putear al personal para eso son MBA.
¡Empiecen desde abajo seguro que tendrán una visión distinta de lo que es la aviación¡.
Agua en verano, café en invierno y un trato digno esto es lo que necesitan y sobre todo el respeto a su dignidad de un trabajo duro y poco reconocido.
Me gustaría seguir en el sector para acercarme a verlos y hablar con ellos, probablemente son a los que más echo de menos.
TOMAS CANO

Anuncios