La fama es vapor
La popularidad un accidente; la única certeza terrenal es el olvido eso dijo
Mark Twain.
Hay personas que no pueden olvidar este accidente de la popularidad, ni tan siquiera pueden bajarse del sentimiento de la fama. Saben porque a no ser que seas un necio, que lo único que nos espera es el olvido.
Nos cruzamos diariamente con personas, rostros sin cara porque casi ni percibimos sus facciones, no son más que peones, vivimos en un mundo dónde solo nos importa la fama, la vanidad, la popularidad, el dinero. Desconocemos la palabra ayuda, ayudar a los demás, amar a nuestro prójimo, a que nos lleva esta actitud a la nada, al anhelo de viento. Nuestra vida no es ás que un anhelo de viento, con la certeza escondida en lo más profundo de nuestra alma, de que lo máximo que conseguiremos en la vida no es más que el olvido.
Me decía un buen amigo que cuando escribo y hago alguna descalificación o uso alguna palabra que puede ser un insulto me descalifico, no estoy de acuerdo, a veces solo algunas veces tienes que utilizar palabras de cierto calibre para que las personas nos demos cuenta de que necesitamos, algo que abra nuestra mente aunque sea con agresividad, que mueva nuestra adrenalina.
Mi amigo no puede incorporarse en una linea aérea porque el responsable considera que si incorpora a uno o tal vez a dos a su equipo, resta medios económicos para otras cosas. El gestor desconoce que dónde comen cincuente pueden comer cincuenta y dos, desconoce también que no basta en esta vida levantar a un hombre del suelo, sino que una vez levantado hay que sostenerlo.
Pero quien ayuda a quien hoy en día. Nadie no esperes ni tan siquiera que te ayuden a levantarte del suelo y por lo tanto mucho menos a sostenerte.
En mi larga vida, no he llegado a ver en las personas que he conocido en su interior, la bondad, la ayuda, la humildad de que solo estamos de paso, que vamos camino todos del olvido, todos los que he conocido y no hago exclusiones viven como si fueramos a estar siempre, y esto no se acabara nunca.
Olvidamos que la generosidad con el prójimo esta solo en nuestro poder, pero la vida es un misterio, personas que se han enfrentado a la muerte siguen pensando que nunca llegarán al olvido y todos estamos abocados a ese olvido, duro y difícil de aceptar, porque nos consideramos únicos y lo único cierto es que la oscura puerta del fin de nuestra vida nos espera sin compasión.
Solo el hombre puede enfrentarse a dos cosas, a sus propias creencias aunque estén equivocadas y a su propia muerte.
TOMAS CANO

Anuncios