POSIBLE ADIOS AL ACUERDO SCHENGEN?

Las colas, cuellos de botella y los controles de seguridad – su regreso en Europa podrían tener un impacto económico considerable si se arraiguan a raíz de los atentados de París y el flujo sin precedentes de refugiados procedentes de zonas de conflicto como Siria.

los controles fronterizos podría entorpecer seriamente la moneda única europea, el euro.

Aunque los controles fronterizos a través de grandes extensiones de Europa en el último par de décadas ha llevado a la preocupación por los niveles de inmigración en algunos países, también han enriquecido los europeos al facilitar el comercio y el turismo. Gracias al llamado Acuerdo de Schengen, más de 400 millones de europeos pueden viajar sin problemas entre los 26 países en la realización de negocios o para excursiones de fin de semana espontáneos.
Los controles que recientemente se han puesto en marcha por Francia, Hungría, entre otros, se aplican a las personas y no a las mercancías que circulen por el mercado único europeo. Aún así, habrá costos económicos.

“Es bastante lógico decir que el fin del acuerdo de Schengen llevaría al comercio reducido, lo que incluiría el turismo.

Algunos de los efectos será directo, tales como colas de tráfico en las fronteras, ya sean terrestres o aéreas que pueden costar dinero a las empresas. Eso es un motivo de especial preocupación para la UE, que todavía depende de carreteras para el transporte de alrededor del 50 por ciento de sus bienes dentro del bloque de 28 naciones contra un insignificante 0,1 por ciento en el aire.(carga por vía aérea)

Esta semana, tras los controles reforzados en la frontera franco-belga para hacer frente a las amenazas de seguridad los atascos de tráfico fueron hasta una hora larga en la hora punta.

El transporte por carretera de Gran Bretaña con controles más estrictos en el cruce del Canal entre Gran Bretaña y Francia podrían conducir a muchas empresas a ponerlas contra la pared. Aunque el Reino Unido no es parte de la zona de recorrido libre de Schengen, el transporte se ha visto alterado en los últimos meses ya que un gran número de personas han tratado de introducirse de contrabando a sí mismos a bordo de camiones y trenes con destino a Gran Bretaña .Países como Alemania, los Países Bajos y Francia, que dependen en gran medida del comercio interno de la UE, se enfrentarán a mayores costos, pero proporcionalmente el impacto será mayor en los países más pequeños de Europa central y oriental, como Eslovaquia y Hungría , donde el comercio dentro de la UE representa el nivel más alto que su propio PIB.

Las exportaciones de Eslovaquia a otros miembros de la UE podrían equipararse a alrededor del 70 por ciento de su producción económica anual en 2014, en comparación con poco más del 20 por ciento para Alemania.

Los mortales atentados de noviembre en París significan que la imposición de controles en las fronteras no puede ser tan temporal como se pensaba y que los “costos económicos han aumentado.”
La re-imposición de controles de pasaportes y los guardias de fronteras no es nuevo en la era de Schengen. En realidad es permitido temporalmente por razones de seguridad nacional. Francia los trajo de vuelta después de que Londres sufrió los ataques a su transporte público en julio de 2005 que mató a 52 personas, mientras que Portugal y Alemania lo hicieron como parte de sus medidas de seguridad para la celebración de la Eurocopa de fútbol en 2004 y la Copa del Mundo en 2006.

Pero eran medidas de carácter temporal, por lo que tuvo poco impacto económico.

Ahora, todo indica que algunos cambios serán permanentes – no es ideal para una región que ha luchado para crecer económicamente durante años.

El retorno de los controles fronterizos a través de los 26 países, en su mayoría de la Unión Europea, que conforman el espacio Schengen, también sería un revés para los defensores de una “unión cada vez más estrecha”.
Todo ello puede afectar también seriamente al turismo, y podría teóricamente afectar a nuestro País.
TOMAS CANO

Anuncios