-¡Tren abajo¡ Flap todo fuera¡– gritó, y el copiloto hizo descender las ruedas y en las alas se extendieron los flaps de aterrizaje. Delante no se veía nada, pero poco a poco comenzó a atisbarse algo de terreno.
El comandante dijo tranquilamente ahi esta. Y maniobró hasta que enfocó el avión a la franja, cortó potencia a los motores, hizo descender el avión y cuando estuvo a unos metros del suelo, lo mantuvo flotando y , mandando con apenas las puntas de los dedos, realizó un impecable aterrizaje.

Ese es el trabajo de un piloto, ¿Porqué cuando hay problemas en una linea aérea siempre es culpa de ellos?
Se equivocan los mentecatos que utilizan el “Plan Charly” el “plan Alfa”, para escribir artículos y poner patas arriba una profesión digna, ética, eficaz, segura, gente anonima que no la rodea ni la gloria ni el oropel.
Por que es más facil descargar nuestra rabia entre ese colectivo que hacerlo sobre el que consiente situaciones limite, incertidumbres, puteos intencionados. En cambio los Próceres que en este Pais dirigen las empresas de aviación reciben premios, estupidos y sin sentido, cuando en sus empresas sus empleados no están contentos, cuando en las empresas de éxito son  lo primero.
Primero los empleados, después los clientes  y por último la sonrisa del accionista.
Hoy que tantos estarán repartidos por el mundo, fuera de sus casas, quisiera manifestarles, que cuando brinde con mi familia una parte de mi corazón estará con  ellos y sus familias.
Si tengo que escoger yo me quedo con los pilotos icluyendo su plan alfa o charly, que importa si se que mi familia con ellos llegarán a casa porque están en buenas manos y  con la mayor seguridad

Anuncios