Las aerolíneas estadounidenses están buscando formulas para operar vuelos a Cuba sobre todo las grandes ciudades y sus hubs, el nuevo destino La Habana esperando que sea el más popular.

Al menos ocho transportistas han presentado solicitudes en el Departamento de Transporte de EE.UU. El gobierno estudiará los próximos meses las solicitudes y se espera adjudicar las rutas a la Habana. Un acuerdo firmado entre las dos naciones el mes pasado permite hasta 110 vuelos adicionales – más de cinco veces las operaciones actuales de charter.

Sólo 20 de esos vuelos puede ir a La Habana, además de los 10 a 15 vuelos charter actuales al día. El resto volaría a otras ciudades cubanas

La mayoría de los aviones que están previstos o proyectados por las compañías aéreas de Estados Unidos podría llevar a cerca de 160 pasajeros, por vuelo.

Casi 160.000 viajeros de ocio estadounidenses volaron a Cuba el año pasado, junto con cientos de miles de cubano-americanos que visitan la familia. El turismo todavía está sujeto a limitaciones para los americanos, pero el número de razones legales para ir a Cuba – desde la organización de reuniones profesionales para la distribución de información a los cubanos – se ha hecho tan grande y carente de rigor que la distinción del turismo ha quedado difuminado considerablemente vamos que el que no va a Cuba es porque no quiere..

American Airlines es el transportista más agresivo y en su enfoque han solicitado más de la mitad de los posibles slots a La Habana más el servicio a otras cinco ciudades de Cuba, más pequeñas. La aerolínea tiene un gran centro de operaciones en Miami, hogar de la mayor población cubano-americana.

Las líneas aéreas operaban 1,084 frecuencias a Cuba

– Las compañía aéreas americanas están tratando de conseguir diez frecuencias diarias desde Miami a La Habana, uno de Charlotte y un vuelo semanal de Los Ángeles y Chicago. Y desde Miami, se esta también buscando conseguir dos vuelos diarios a Santa Clara, Holguín y Varadero y servicio un servicio diario a Camagüey y Cienfuegos.

– Delta quiere operar vuelos desde Atlanta, Nueva York, Miami y Orlando a La Habana. Operarían todos los días, a excepción de Atlanta, donde Delta está buscando dos vuelos diarios.

– JetBlue está tratando de servir a La Habana con cuatro vuelos diarios desde Fort Lauderdale, Florida, dos de Tampa, Florida, Orlando y Nueva York y un vuelo diario de Boston y Newark, Nueva Jersey. También quiere un vuelo diario desde Fort Lauderdale a Camagüey, Holguín y Santa Clara.

– Southwest Airlines quiere volar a La Habana con seis vuelos diarios desde Fort Lauderdale, dos de Tampa y un vuelo diario de Orlando. También a sometido a autorización para vuelos diarios desde Fort Lauderdale a Varadero y uno a Santa Clara.

– United Airlines está solicitando vuelos diarios entre Newark, Nueva Jersey y La Habana con dos vuelos los sábados. También quiere en sábado vuelos desde Chicago, Houston y Washington DC

– Alaska Airlines quiere dos vuelos diarios desde Los Ángeles a La Habana.

– Frontier Airlines ha solicitado un vuelo diario entre Denver y La Habana, tres vuelos diarios entre Miami y La Habana, un vuelo diario entre Miami y Santiago, cuatro vuelos semanales entre Miami y Camagüey, tres vuelos semanales entre Miami y Santa Clara, un vuelo semanal entre Chicago y Varadero y un vuelo semanal entre Filadelfia y Varadero.

– Silver Airways, una aerolínea regional con sede en Florida, quiere volar a La Habana dos veces al día desde West Palm Beach, una vez al día desde Fort Myers y Fort Lauderdale, cinco veces a la semana desde Key West, y dos veces por semana a partir de Jacksonville. También se propone volar desde Fort Lauderdale a otras nueve ciudades cubanas.
Las compañías aéreas tanto norteamericanas como las europeas, tienen claro que en esta vida los obstáculos no te pueden parar. Los problemas tampoco pueden pararte, ni tan siquiera otras personas pueden detenerlas. Todos los actores del sector aéreo involucrados con la nueva apertura en Cuba, solo pueden pararse ellos mismos.
Cuando vemos todo el negocio que se aproxima en los próximos años, recuerdo lo que mis hermanos cubanos me decían repitiendo constantemente “cuanto se perdió en Cuba, mi hermano”. Todo lo s mejores deseos para ese gran pueblo.
TOMAS CANO

Anuncios