Tiene acaso alguien en este país, respuesta a la pregunta que se hacía Charles Darwin, de por qué España, cayó en una terrible decandencia, tras dominar medio mundo, su respuesta fue “La Santa Inquisición”. Algunos pensarán, pero bueno eso ya no existe. Mi pregunta sigue siendo la misma, y porque somos un país de terrible decadencia, hasta entre la clase política.
Intento siempre verlo desde la perspectiva del transporte aéreo español, que es un sector que conozco un poco.
Algunos se empeñan en hacernos ver que Iberia, sigue siendo algo nuestro y que los movimientos de ejecutivos dentro de la empresa producidos recientemente tanto en Iberia como Vueling, son fruto de la madurez.
Yo comparto la opinión de Herodato, que advertía sobre que los dioses, truncan todo aquello que destaca, por eso caen abatidos por los rayos los árboles más altos y los animales de mayor tamaño, salvándose los más pequeños.
Cuenta la historía que Peliandro, tirano de Corinto,envió un mensajero a preguntar a Trasíbulo feroz señor de Mileto, como se gobernaba una ciudad. Trasíbulo condujo al mensajero a un campo sembrado, y cada vez que veía una espiga que sobrepasaba en altura a las demás, la cortaba y la tiraba, hasta que terminó con la parte mejor de la cosecha. Periandro comprendió y dio muerte a los mejores hombres de Corinto.
En resumen y como explica muy bien el escritor Pino Aprile; “El poder de una organización social humana es tanto más fuerte cuanto mayor es la cantidad de inteligencia que se consigue destruir”.
Yo he vivido la destrucción en el sector aéreo, la realidad de esta opinión, y llego también a la conclusión de que en la selección natural y cultural de la especie humana, siempre prevalece lo peor, si lo peor es más útil.
La compañía aérea Airclass, es un claro ejemplo de lo que puede hacer el ser humano de 45 o 44 jóvenes que invirtieron un dinero en la sociedad los primeros 24 que pudieron habilitarse como pilotos les cerraron las puertas al resto, estos idiotas llevaron junto a personajes nefastos de Futura, como Román Pané, Andrés Negre, o Rafael Oliver a su desaparición, con lo que se demuestra que la inteligencia está en vías de destrucción.
Y por último he vivido muy de cerca como en Vueling se ha puesto en la  calle a una persona que venía con las mejores referencias de Emirates,  a pesar de que algunos pueden acogerse a la bolsa de trabajo que tienen y como ella muchos más.
Por lo tanto analizar sobre los cambios de Iberia o Vueling, solo sobre aspectos de el resultado de la cuenta de explotación es pura demagogia, hay que analizar con detenimiento un factor que es fundamental, como de satisfechos y orgullosos están sus empleados, este ultimo factor es capital para conseguir unos resultados económicos positivos sin ellos involucrados, no es posible. Entonces y solo entonces podremos opinar si todas estas personaas son realmente líderes, o simples comparsas, de espécimenes que se dedican a cercenar la inteligencia.
TOMAS CANO

Anuncios