Los jefes que anhelan poder, pero temen poder perderlo pueden socavar la productividad de sus equipos. Y esto es lo que esta sucediendo en las lineas aéreas, con especial énfasis en nuestro País
Vueling, Air Europa, Privilege, Iberia, Iberia Express, Plus Ultra, Swifter, cualquiera de estas puede padecer  esta enfermedad y muy pocos se percatan de cual es el origen,o el virus.
Los jefes, que no alcanzan la categoría de líderes, no llegan a alcanzar a comprender que tienen suerte de contar con personal de mantenimiento, personal de aeropuerto en los mostradores de facturación, tripulantes de cabina, pilotos, que decir más un grandísimo equipo de personas que solo escuchan costes, costes, costes, quien habla de seres humanos.
Uno de los mayores ídolos en el mundo de hoy es el último euro. Con frases comunes como “todo el mundo tiene un precio” y “el dinero hace que el mundo gire” no es de extrañar por qué el concepto de que el éxito y el dinero van de la mano en nuestra cultura, pero no es así, les relato esta historia sin mencionar el nombre de la linea aérea, para que vean una muestra de la calidad humana que existe en las compañías aéreas
Más allá de sus responsabilidades el personal del aeropuerto actuó al enterarse de que el hijo de uno de sus pasajeros acababa de tener un accidente muy grave que podía costarle la vida. estaba en un vuelo de Chicago a Columbus en su asiento y el avión en la pista de despegue cuando el avión se volvió hacia la puerta asignada y se le pidió que bajara del avión.

El empleado de la puerta de embarque le dijo que fuera al check in al mostrador de la compañía cuando la pasajera llego le pidieron que llamara a su marido. Después de que ella se bajara del avión el personal de servicio al cliente le comunicó que su hijo, que vivía en Denver, estaba en coma después de sufrir una lesión en la cabeza a causa de un accidente. Incluso antes de que hubiera desembarcado, el personal de la línea aérea le reservaba una plaza en el primer vuelo sin escalas a Denver de forma gratuita. Muchos dirán a pero esto ocurre en Estados Unidos, en España tenemos muchos casos que podríamos relatar, o mejor dicho que muchos de los profesionales que conozco podrían relatar de  casos de una gran humanidad.
Estas son las personas de la aviación, que importa su nacionalidad, son únicos en un mundo único, complejo y feroz.
Que motiva pues a los jefes a sabotear a sus equipos de trabajo, a su propia empresa y a sus clientes, al llevar a sus equipos humanos a la huelga, la desesperación y el trabajo vacuo, que no les lleva a nada.
En resumen anhelan el poder temen perderlo y no tienen categoría moral, ni ética para estar encumbrados dónde están.
Mientras tanto en los aeropuertos, cuando las cosas van mal, todos ellos dan la cara frente a unos pasajeros o clientes enfurecidos por sentirse con razón estafados.
Las empresas suelen otorgar su confianza a la persona con menos talento, como premio de consolación y sobre todo a aquel que piensa como nosotros, para que tantos jefes que piensan todos igual. Y el mayor error, el mayor fallo que cometen estas personas en la vida, es que no son conscientes de haber cometido ningún error.

Anuncios