Probablemente la Aloha Airways fuera un floreciente negocio. Probablemente, transportar alegres y confiados turistas entre los paraisos, ahora ya artificiales, de las islas del Pacífico, fuera una empresa rentable. Y lo cierto es que entre los planes de la compañía no estaba la inmediata renovación del material. y entre sus filas militaba el segundo avión Boeing 737, más antiguo del mundo.Y no se podía decir que se hubieran gastado demasiado dinero en mantenerlo en condiciones adecuadas para volar con seguridad. De repente el avión cruzó  un area de cúmulos  violentas y la energía termica de las nubes lo forzó a subir. El piloto automático lo obligó a mantener la altura y la estructura, la envejecida estructura del avión, aguantó el esfuerzo.

Pero fue el final

En el siguiente meneo el avión perdió su techo. En una nueva turbulencia, media docena  de metros de fuselaje, en la zona del techo, se desprendieron y volaron arrancados por el viento a novecientos kilometros por hora. Y lo que ocurrío a continuación en el interior del avión ninguno de los ocupantes lo olvidará mientras viva.

Enfiló el avión desde lejos hacia la pista, que en la lejanía parecia inverosimel corta y estrecha. A su orden, la copiloto bajo el tren de aterrizaje, y las tres patas descendieron estrepitosamente, Pero ahora el avión empezó a negarse a volar y comenzaba una peligrosa oscilación a un lado y otro que el comandante trataba de anular aferrado a los mandos.

Extendieron los flaps, y cuando la vibración aumentó hasta límites peligrosos, buscaron una configuración que la aminorara lo más posible. E intentando disminuir el impacto del avión sobre el asfalto, realizaron un impecable y suave aterrizaje en una pista que ahora se apareció maravillosamente ancha y larga. Lo demás fue una película rápida cuyas escenas apenas pueden ser retenidas. El llanto de los pasajeros aterrorizados, algunos de ellos heridos por la lluvia de objetos volantes que siguió al huracán desatado al despresurizarse la cabina, y la felicidad de comprobar que estaban vivos. La incredulidad de todos al comprobar que el avión se había convertido en un drámatico descapotable, y las felicitaciones a una tripulación a cuyo, valor, serenidad y pericia debían la vida. Y  el dolor lacerante por la muerte de un miembro de la tripulación que, hasta el final, cumplió con su trabajo, fue fiel a su deber.

La desdichada jefa de cabina era gran aficionada a leer revistas del corazón, pues se consideraba una empedernida romántica.

-Sabéis lo que más me hubiera gustado en esta vida?_ les decía, bromeando , a sus compañeros más jóvenes_ , ser una mujer famosa, salir en estas revistas, y que me conocieran en todo el mundo. Tiene que ser fantastico.

Al final lo consiguió. Pero no fue fantástico.

Anuncios