DSC_0173Yo me acuerdo de los momentos de miseria y de aflicción, nada como cuando caes en manos de tus enemigos. Sin que nadie te ayude, mientras has visto a tus adversarios como te miran y se rien de tu ruina personal.
Que ciertas son las palabras de que nuestro nombre, nuestra vida, con el tiempo caerá en el olvido.
Pocas cosas me han dado miedo, pero hay una que espanta, la calumnia, la falsa acusación, todas ellas son peores que la muerte.
Muchos han caido por la espada, pero muchos más por la lengua.
Pero como resumen la gratitud en la vida es fundamental para vivirla en paz. Este mes se cumplen años, treinta de la primera compañía aérea que me encomendaron poner en marcha. Que recuerdos que momentos únicos, inolvidables.
Recuerdo a aquellos que estuvieron a mi lado desde el principio, como olvidarlo.
Como puedes olvidar de la fuente que has bebido agua, siempre recordaré la fuente.

 

Como alguien dijo una vez, agradezco a la llama de la vela su luz, pero jamás olvidaré el pie del candil que pacientemente la sostiene.
Nunca en mi vida olvidaré a todos cuantos hicieron posible el nacimiento de Air Europa, aunque casi todos ellos se hayan olvidado del candil que sostiene la vela y su llama.

Anuncios