AIR EUROPA 016Cuando uno llega a cierta edad obtiene sin querer ciertas licencias para expresar lo que siente o bien en conversaciones o bien escribiendo.
He conocido en el transcurso de mi vida a bastantes emprendedores y empresarios en nuestro sector turístico y en la aviación, algunos han llegado al cenit de sus carreras profesionales con merecido éxito. Estas letras las dirijo humildemente a los emprendedores de nueva generación, aquellos que empiezan pues nuestra sociedad precisa de ellos.
A todos ellos recomendarles que lean el poema Invictus, y no presten mucha atención en general a los coach y gurus especialistas de recursos humanos, no es cierto que, en contra de lo que se suele decir, después de un fracaso, estará el éxito, normalmente no es así, pueden venir más fracasos. Y ante los fracasos nadie tiene la dignidad suficiente de olvidarlos, ni los perdona, tu pasado te persigue constantemente, cada vez que caigas vuelve a levantarte, nadie estará a tu lado para ayudarte te levantarás tu solo, no importa si tu cabeza está ensangrentada, ni si tus caídas son tantas como quinientas, levantarte siempre es lo que importa. No esperes el perdón en general de aquellos que te han acompañado en tus empresas y te han visto caer. El simple empleado no te perdonará, el ingeniero o universitario tampoco lo hará porque no podrá soportar que tu emprendas empresas y crees puestos de trabajo, y él no lo haya hecho a pesar de sus años de universidad. Sigue luchando y levantando todos los días para realizar tus sueños y procura ver con el corazón más que con los ojos, el jamás te fallará.
Podrás ver no sin sorpresa pero seguro que sin rencor como algo que tu has creado y ha llegado a cumplir treinta años todos lo celebran con injusta alegría cuando tu fuiste parte de esos treinta años en una proporción de cinco, para que me entiendas celebran treinta y se olvidan de que cinco de esos años, tu mismo unido a otras personas de incalculable valor son ignorados, te sustraen cinco años de tu vida sin ningún rubor, no importa sigue y sobre todo no olvides levantarte de nuevo.
Me contaban recientemente que en una gran empresa de aviación española, su actual Director General durante una celebración efectuaba un monologo con dos sillas, para satisfacción del populacho, no olvides que una vez emprendas algo encontrarás en el camino payasos, especuladores, y otros tipos de tiburones, no caigas en la trampa de pensar que nada a merecido la pena, levantarte de nuevo es lo que debes hacer. Algunos, después de tus caídas dirán o comentarán en algunos foros, ¡Habría que ayudarle restituir su nombre¡; es falso nadie querrá jugar con alguien que está en el suelo, se ensuciarían las manos de polvo. No entienden que cuando un hombre esta en el suelo no solo hay que levantarlo, también sostenerlo, no olvides que la vida es un mero teatro con actores, buenos y en su mayoría mediocres.

Anuncios