Michael O´leary, me recuerda al samurai Miyamoto Musashi.
Nunca me gustó el libro que escribió este samurai, porque esta basado en tener la espada entre las dos manos hacia arriba. Y por encima de su cabeza. Tampoco porque su filosofía se basa cómo servirse de los hombres, para tener poder, filosofía que no tiene nada de glorioso.
Volviendo al tema de marras, parece indicar el sector de que Norwegian puede empezar a necesitar más recursos ecónomicos, ya que están barajando vender su división de leasing y compra de aviones.
No en vano la expansión que han acometido y la cantidad de aviones comprados, hay pocos que la puedan soportar.
Nada en contra de el Señor O´leary o de Norwegian, ellos sabrán lo que hacen. A pesar de que a ambos los he alabado o criticado, me cae bien este Samurai, llamado Michael O´leary. Y norwegian es una compañía que lucha por hacerse un hueco entre las LLC.
La batatalla entre las low cost, esta en auge y dejará algunas bajas. Y es probable, casi seguro que el samurai O´leary sea al final el vencedor.
Cuando se entra en estas guerras, que empiezan siendo comerciales y terminan siendo personales o una confrontación de egos, no olviden ninguno los Idus de Marzo, recuerden que a César un adivino le dijo que cuidara de este día. Cuando se producen este tipo de guerras en las que vale todo, me vienen a la memoria tiempos en que la traición juega también un papel importante en el transporte aéreo.
porque suelen ser cada uno de los combates muy personales y diria que mortales para ver quien destrye a quien, y la traición suele venir de los, informadores, de los espias de mercado, y de consejeros. estas batallas pueden conducir a un cisma entre los lóbulos cerebrales.

Anuncios