El ser humano alcanza edades desconocidas  desde hace años, cierto es que la longevidad es parte de nuestro siglo.
En las empresas, se rechaza y lo digo en Linkedin que es una red profesional, cuando se cruza la barrera de los 50 años y de ahí hacia adelante.
¿Porque un hombre debe inescusablemente cuando alcanza los 65 años jubilarse?
¿Porque no tenemos la opción de que  cada uno, se retire en función de su capacidad, intelectual y física?
La juventud no debe jamás estar reñida con la experiencia, deben coexistir por el bien de la sociedad. Ambas son importantes en la vida cotidiana y en las propias empresas.
Cuando un hombre se retira, salvo que tenga un hobby, y yo lo dudo entra en la fases de, negación,ira, negociación, depresión y aceptación, y no siempre por este orden. Muchos dirán estas fases son para cuando tienes una enfermedad terminal. Que más terminal que te manden a casa sin esperanza.
Comprendo que hay profesiones, que fisicamente agotan, y uno lo que busca es un buen y merecido retiro.Lo aplaudo.
Pero para mi las palabras de Plinio el Viejo, tienen hoy en día un gran valor:
“Hasta ahora es insegura la capacidad del hombre para determinar cuando alguien a muerto”. Pero los responsables de las empresas y sus colegas de RRHH, no lo entienden ni saben quien era Plinio.
Muchos son los que se ven obligados a una jubilación prematura, como si fuera un enfermo terminal, y entra a formar parte sin tener enfermedad digna de destacar a ser parte de la Tanatologia.
Del Griego Thanos (muerte), Logia, (Estudio).
Nos obligan a enfrentarnos no con nuevos retos, con objetivos, con sueños, con ilusiones, con fuerza para comenzar de nuevo, cualquier aventura proofesional, nos mandan con todo un  cariño, extraño en este caso,  y después de que algunos afortunados reciban un obsequio por los años trabajados, a CASA. Quedate en casa te lo mereces. Mereces ir al Thanatos.  Si tienes familia puedes amortiguar el golpe, si no la tienes, entonces estas ya en “fase terminal”: aunque no estés enfermo.
Porque nos dan por muertos, cuando podemos aportar tanto a la sociedad, porque nos relegan a enfrentarnos, con la depresión, la negación (esto no es posble que me pase a mi), y a la forzosa aceptación de que es el fin , de que ya no hay nada más, y por último a la aceptación. De una realidad que en muchos casos es creada por la propia sociedad.
Aunque vivos estamos muertos y solo nos espera al final de los años  la”tierra húmeda”; en una alcoba estrecha.
Dónde nuestro reloj marque las horas que marque,  ya no nos importan, ni tienen ninguna relevancia para nosotros. Eso si nos dejan el reloj puesto.

Mientras los líderes, teóricos de nuestras empresas, se sinten satisfechos de haber limpiado, su empresa de personas,  que a su entender, no sirven, no son convenientes, solo cuentan cosas que les han ocurrido, batallas estúpidas y eso que les a ocurrido, y sus batallas,  yo lo llamo EXPERIENCIA. Algo que solo se alcanza, con dedicación profesionalidad, amor al trabajo y a tus semejantes, ilusión sueños, liderazgo, fe ciega.

Pero que nadie olvide que la fé ciega debe tenerla uno consigo mismo, no fe ciega en las empresas esas pueden mandarte a casa, cuando esa fé ya no les importe en absoluto. Viejos, Viejos son los trapos.

Anuncios