La figura del aviador, me parece que esta expuesta en un gran bazar, para su venta.
Las compañías de navegación aérea, se han convertido en anunciantes, no de sus servicios, todo lo contrario, porque carecen de ellos en general. Nos muestran a aviadores jovenes de veinte uno o veinte y dos años como si estuvieramos en un gran mercado. Jovenes que deberían estar todavía en la universidad, o en periodo de formación interna en la propia linea aérea. Jovenes que no han llegado a recorrer como aviadores ni cien kilometros de estepas, más desiertas que un océano. Pilotos estos que no saben lo que es la eternidad de un instante, ni han alcanzado la identificación del hombre con su avión, no porque no sepan, todo lo contrario por falta de tiempo. Están empezando ahora  a distinguir, como desde el cielo la tierra parece el cielo, y sus luces las estrellas.
Las compañías ya no encuentran su orgullo en sus servicios, cuando publican estan imagenes de jovenes. Deberían avergonzarse y buscar la humildad, y  si no encuentran dentro de su empresa algo  que merezca la atención de sus usuarios, es que carecen del don de la creatividad y de un inventor de gran imaginación.

Anuncios