Didier Daurat, fue el Jefe de Explotación de la compañía aérea Latécoére, y el iniciador de los vuelos nocturnos, por allá los años veinte. Entre Toulouse y Dakar.
No admitía el menor error ni la menor debilidad entre sus empleados.
Antoine de Saint Exupery voló a sus órdenes.

Daurat, hombre con voz suave. un aire de modestia y una expresión muy seria.
Hoy que la aviación recorre un mundo sin fronteras, las unicas fronteras las impone el transcurso del tiempo. Los directores han cambiado en sus formas y hechos.
He dirigido algunas lineas aéreas, en mi vida, he vivido y visto tantas historias a lo largo de los años que no me lleva mucho tiempo decubrir los engaños.Alguno se preguntará a que vienen estas palabras, pero si un hombre, no es capaz de examinar su vida, no merece la pena vivirla.
Algunos, no excentos de sorna me llaman experto, experto es un hombre que ha cometido todos los errores que se pueden cometer, en un campo muy estrecho de la vida. Yo siempre he creido que si te parece que sabes mucho y entiendes mucho, ten por seguro que es mucho más lo que ignoras.
Si , por que no, me hubiera gustado ser como Didier Daurat, y más ahora que asesoro a varias compañías aéreas.
Se quedan con la boca abierta cuando frente a un problema o situación dentro de la empresa les dices que el “cáncer esta dentro”: todos consideran que esta fuera, que es la competencia la responsable de sus males. Pero no  siempre es así.
Si el ego de un líder de una compañía aérea, le manda el mensaje que solo él tiene las respuestas y sólo existe una forma de hacer las cosas, que es solo la suya, quien de sus empleados se verá con coraje, para perseguir un cambio o una innovación.No hay ninguna ventaja competitiva para una empresa, si hace lo mismo que la competencia.
Si inspiras a los demás eres un líder. Si estás inspirado, eres un emprendedor.
Didier Daurat, era un creador, porque la ocasión hay que crearla, y no esperar a que llegue, porque las oportunidades rara vez están etiquetadas.
La razón a menudo comete errores, pero nunca los comete a conciencia.
Siempre los que hacen y crean más, son aquellos que más sueñan.

A pesar de muchos, yo sigo soñando, porque me permite hacer, acometer, y crear aquello que más me gusta que no es más que la aviación y me gustaría seguir ayudando a resolver los problemas, solo desde el momento en que se ha tomado la decisión de resolverlos, pero esa decisión por resolverlos a veces, muchas veces no pueden tomarse porque el cáncer esta tan profundo arraigado en la empresa, porque ya se ha convertido en  metástasis.

 

Anuncios