Estoy harto, no puedo más con el nacionalismo catalán. Pero los partidos políticos sean de derechas o de izquierdas o de centro, como no se enfrenten a esto con prontitud esto va a terminar muy mal y el tiempo lo dirá. La tibieza del partido en el gobierno es ya inaceptable.
Soy catalán de nacimiento, concretamente de Barcelona. Hoy he tenido que abandonar un restaurante en palma de Mallorca, porque una mallorquina catalanista estaba poniendo a caldo a mi país España como opresor de los países catalanes. Esto no es nacionalismo es racismo . Yo ya estoy harto de tanta mentira y falacia. Al terminar su discurso sobre las bondades del catalán y la raza especial que somos no he abandonado el restaurante tras comprobar que por casualidad tuviera una marca de denominación de origen en las nalgas gracias a Dios no he encontrado ni rastro , pero seguro que estos independentistas tienen que tener la marca solo en las nalgas , porque no tienen cabeza

Anuncios