¿Por qué tus palabras? Porque tus palabras deben ser intachables, o si quieres impecables. Porque constituyen el poder que tienes para crear.
Las palabras son un don que proviene directamente de Dios. El Evangelio de San Juan empieza diciendo : ” En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios”. Mediante nuestras palabras lo revelamos todo, tu intención se pone de manifiesto a través de las palabras.
Fíjate en las palabras de Hitler: Sembró todas aquellas semillas de miedo y con sus palabras consiguió una extraordinaria destrucción masiva.
Una palabra es como un hechizo. Y los humanos utilizamos las palabras como si fueramos magos, magos de magia negra, hechizándonos los unos a los otros.
Veamos ahora lo que significa la palabra “impecabilidad”. Significa “sin pecado”
Muchas veces el poder de las palabras se emplea de un modo totalmente erróneo. Las usamos para, maldecir, para culpar, para reprochar, para destruir. También las utilizamos correctamente. Muchas veces las palabras las utilizamos para propagar nuestro propio veneno.
Cuando utilizas palabras intachables, nuestra mente deja de ser un campo fértil para las palabras que surgen de la magía negra. Puedes alcanzar a medir la impecabilidad de tus palabas a partir de tu nivel de autoestima. La cantidad de amor que sientes por ti es directamente proporcional a la calidad e integridad de tus palabras. Cuando eres intachable o impecable con tus palabras, te sientes bien, eres féliz y estás en paz.
Se impecable siempre con tus palabras, esta semilla, a medida que crezca en tu mente, generará más semillas de amor que reemplazarán a las del miedo, y tu relación con los demás mejorará porque verás como , tu libertad personal, te llevará al éxito.

Anuncios