El hombre es un lobo qué se come al hombre.
Liderazgo, en esta vida profesional que he tenido la satisfacción de crear empresas y dirigirlas, no he conocido a líderes, salvo excepciones. Tampoco yo creo que haya podido ser un líder. A pesar de ello cuanto más he dado en mi vida, con mis equipos en general, los lobos se han vuelto contra mi. Tarde o temprano casi siempre es así . El hombre se come al hombre no importa, lo que hagas, salvo excepciones.
Solo si eres un tigre el hombre se amilana.
Tu crees que lideras pero lo peor del hombre ese instinto de lobo sale a relucir y cuánto más le entregas de ti al final el lobo más quiere.

Anuncios