Para obtener la libertad personal es prepararnos para la iniciación a la muerte, debemos tomar la muerte como nuestra maestra. El ángel de la muerte puede enseñarnos de que forma estar verdaderamente vivos. Hemos de tomar conciencia de que podemos morirnos en cualquier momento; sólo contamos con el presente para estar vivos. La verdad es que que no sabemos si vamos a morir mañana. ¿Quién lo sabe?. Pensamos que nos quedan muchos años por vivir. ¿Pero es así?.
El ángel de la muerte nos enseña a vivir cada día como si fuera el último de nuestra vida, como si no hubiera de llegar ningún mañana.
Empecemos el día diciendo: “Estoy despierto, veo el sol. Voy a entregarle mi gratitud, y también a todas las cosas y todas las personas, porque todavía estoy vivo. Un día más para ser yo mismo.
Así es como yo veo la vida. Esto es lo que el ángel de la muerte me ha enseñado: a permanecer completamente abierto, a saber que no hay nada que temer.
El ángel de la muerte nos enseña y nos dice : “Todo lo que hay aquí me pertenece; no es tuyo. Tu casa, tu pareja, tus hijos, tu coche, tu trabajo, tu dinero: todo me pertenece y me lo puedo llevar cuando quiera, pero ahora, puedes utilizarlo.
El ángel de la muerte se lleva consigo el pasado para que la vida pueda continuar. Se lleva de cada momento pasado la parte que está muerta, y nosotros continuamos viviendo el presente.
Si intentamos vivir en el pasado, ¿como vamos a disfrutar el presente?. Si soñanos con el futuro, ¿ por qué cargar con el peso del pasado? ¿Cuándo viviremos el presente?. Esto es lo que el ángel de la muerte nos enseña a hacer.
(Miguel Ruiz) LOS CUATRO ACUERDOS

Anuncios