Solo perdemos la vida, cuando dejamos de luchar por ella.
No me juzgues ¿Oh Caronte¡
Se que tu solo obedeces a los dioses
No quiero que guíes mi sombra errante todavía.
No quiero, cruzar, el rio Aqueronte.
Todavía no tengo las monedas listas para pagarte, y no quiero que sufras como cuando dejaste pasar a Hércules sin pagarte.
Caronte, todavía tengo sueños por realizar.
Como ser humano se, que no te importa lo que te pido, no soy más que uno más a cruzar el río.
Aquí en este mundo, en esta vida que me ha tocado vivir, debo decirte que yo he visto la luz en los momentos más oscuros.
Si he visto la luz.
Dejame seguir persiguiendo esa luz.
Ayuda a las sombras errantes a encontrar su descanso.
Mientras sigue esperando o Caronte.
Caronte, los dioses no necesitan lo que pertece al hombre: Ellos consideran los afectos y no las riquezas.
A mi me quedan afectos todavía no me alejes de ellos.
Prometo que un día cruzaré contigo la laguna Estígia y el rio Aqueronte.

Anuncios