El aviador, sobrevuela zonas de opulencia, pero también de pobreza.
Mi aviador cuando vuela no deja de repetirse, hay más zonas de pobreza, que de opulencia. Y estando en el cielo, aprovecha para pedir,  por si acaso alguien le escucha.
¡ Oh Dios mio cubre con tu manto a estas pobres gentes, en esta noche oscura y negra como un océano. Arropa sus vidas con tu amor, ayudales por el amor que profesas a Jesús tu Hijo¡

Anuncios