De entrada, como seres humanos, no siempre fue morir nuestro destino. La mitología griega cuenta que Zeus, buscando venganza contra Prometeo por haber robado el fuego y dárselo a los seres humanos, ordenó a Hefesto que diseñara la imagen de una encantadora doncella, con belleza semejante a la de las diosas y a base de agua y tierra diera vida a la primera mujer sobre la Tierra, Pandora. Afrodita le otorgó gracia y sensualidad, Atenea el dominio de las artes para confeccionar y a Hermes le encargó sembrar en ella mentiras, seducción y un carácter inconstante. Pandora nació como un “bello mal” que se haría irresistible a los hombres, especialmente para uno: Epimeteo, el hermano de Prometeo que se casaría finalmente con Pandora. La feliz pareja recibiría de los dioses un regalo, una pequeña jarra (no una caja como ha pasado al imaginario popular) que no debía de ser abierta bajo ninguna circunstancia. Sin embargo la curiosidad también fue sembrada por los dioses en Pandora, quien irremediablemente abrió la caja y dejó escapar todos los males, enfermedades y la muerte que acecharían a la humanidad por el resto de los tiempos. Al cerrarse la jarra, sólo la esperanza quedó dentro, atrapada por siempre.

Meng Po es la Señora del Olvido en la mitología china (Literalmente, Vieja Señora Meng) es una deidad femenina que sirve en el Di Yu, el infierno de la heterogénea religión china, es nombrada también en textos budistas chinos. Su tarea consiste en asegurarse de que las almas listas para reencarnarse en algún reino superior no recuerden sus vidas pasadas ni su estancia en el infierno. Para ello, recolecta hierbas de diferentes estanques y arroyos en la Tierra, para crear su Té de los Cinco Sabores del Olvido. Esta bebida se le ofrece a cada alma antes de abandonar el Di Yu. El brebaje produce una amnesia permanente de forma instántanea, provocando así la pérdida de todo recuerdo de vidas pasadas. Habiendo sido purgado de todo pecado y conocimiento previo, el espirítu es enviado para renacer en una nueva reencarnación terrenal, comenzando de esta forma el ciclo de nuevo. En ocasiones, algunos son capaces de evitar beber la poción, pudiendo así recordar fragmentos de vidas pasadas en la infancia, los sueños, etc.También se dice que vela por las almas que han renacido, por eso cuando los neonatos sueñan, si lloran se dice que Meng Po les ha regañado, y si ríen, es que Meng Po les premia.

Anuncios