el mercader de venecia

@font-face { font-family: “Cambria”; }p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal { margin: 0cm 0cm 0.0001pt; font-size: 12pt; font-family: “Times New Roman”; }div.Section1 { page: Section1; }

El mercader de Venecia

Llega un momento en la vida de todo hombre, al que su paciencia se le va agotando, aunque a mi personalmente todo esto me empieza a hacer gracia y esto me ocurre en estos momentos, será que me voy haciendo mayor, pero  cada vez que un amigo o un buen enemigo me llama para contarme lo que ha escrito el personaje Sr.  Javier Taibo, en su revista, desde la que  hace años solo destila que odio, rencor, y venganza hacia mi persona, y otros.

Todo esto me recuerda la historia de Shakespeare “El mercader de Venecia”. Una historia marcada casi por la tragedia porque el usurero Judío Shyloc, quiere cobrarse un préstamo con dos libras de la carne de Antonio, no quiere ni tan siquiera aceptar que  le devuelva el dinero, quiere solo su carne o mejor dicho matarle arrebatándole el corazón.

El personaje de esta historia hoy es este señor Taibo, un  histrión de película cómica, o sea un ganso, en fin un bufón de la vida, el típico actor de película cómica  inglesa aunque no  lo es en el  caso del Mercader de Venecia, eso es una obra maestra. Aparecido en el transporte aéreo por arte de magia , jugando un papel protagonista en la desaparición de la compañía aérea  Cenntenial, así como en Air Madrid, que con el apoyo incuestionable de su propietario y albacea, la llevo a su propia destrucción, y otras más como Air Asturias.  El odio que destila este hombre no es más que la venganza de un  cobarde, y ocurre que cuando nuestro odio es demasiado profundo, nos coloca por debajo de aquellos que odiamos, pero ya esta bien que las empresas que soportan su revista con sus anuncios sean testigos mudos de el odio y su cólera hacia personas que no le han hecho ningún daño, sino que somos agredidos constantemente por su cólera que no es más que una muestra de su propia debilidad.

A este ataque constante no solo soy yo el  aludido sino otras muchas personas del transporte aéreo

Yo no voy a hacer uso de ninguna venganza, porque el verdadero modo de vengarse de un enemigo es no parecérsele. En cambio voy a hacer gala del sentido del humor, el humor es una palabra que posiblemente  usamos constantemente. Yo estoy loco por ella y como dijo Grouxo Marx, algún día averiguaré su significado.

Lo siento por el Sr. Taibo, pero no va a conseguir de mi las dos libras de carne, como en la historia veneciana, aunque si les digo la verdad, con lo fondón que estoy me vendría de perlas.

 

TOMAS CANO

 

Anuncios

1 pensamiento sobre “el mercader de venecia”

  1. Javier Taibo dijo:

    Es buenísimo. Puedo reproducirlo?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s